martes, 2 de enero de 2018

LA INSERCIÓN DEL NIÑO EN LA ESCUELA INFANTIL



El contacto con la Escuela Infantil ha de ser gradual con el fin de superar las dificultades que una súbita separación implica tanto para el niño como para su familia.

Son los propios padres quienes introducen paulatinamente al niño en el nuevo ambiente. La presencia del padre o la madre en los primeros días de permanencia en el Centro, sirve precisamente para ofrecer al niño los habituales puntos de referencia que le confieren seguridad. Es a ellos a quienes se dirigirá el niño para mostrar un juguete o pedir ayuda.


También serán ellos quienes le den de comer y le hagan dormir las primeras veces y quienes informen al Educador de las necesidades particulares de su hijo, por ejemplo si solo duerme en brazos o si necesita agarrar la mano del adulto.
Una vez orientado en el nuevo ambiente, el niño podrá aceptar los cuidados y propuestas de juego por parte de los Educadores y dirigirse a ellos activamente.
El Educador irá apareciendo cada vez más como punto de referencia para satisfacer las necesidades del niño y proporcionarle todos los juegos y cuidados que en los primeros días de asistencia ha recibido de sus padres.

Una vez que el niño ha aceptado la relación con el Educador dirigiéndose por propia iniciativa a él, la madre podrá comenzar a alejarse gradualmente, primero saliendo de la habitación, pero permaneciendo en la Instalación por si el niño la reclama, y luego, saliendo para retornar pasado algún tiempo, según lo aconseje el Educador y la experiencia de los días anteriores.

El período de separación se irá aumentando gradualmente a medida que la relación del niño con el nuevo ambiente, y en particular con el Educador se vaya consolidando, hasta llegar a la duración de toda la jornada.

Los tiempos de permanencia y de separación de los padres no deben establecerse rígidamente, sino que deben seguir las exigencias particulares de cada pareja madre-hijo; por ejemplo, el primer día dos horas de permanencia; el segundo durante la comida; el tercero durante el reposo; el cuarto, la primera separación.

Si la preparación del niño se lleva a cabo adecuadamente, después de quince días el pequeño ya estará en disposición de desenvolverse cómodamente en la Escuela.

La construcción de una relación de confianza entre los padres y el Educador es, además, indispensable para el niño; si se observa una relación positiva deducirá que el Educador es persona “de fiar”, con mayor motivo si además está atento y disponible para él.

Joaquín Tesón.

0 comentarios:

Publicar un comentario