viernes, 6 de octubre de 2017

El niño que se aisla

El aislamiento infantil puede depender de factores muy diversos: 

  • timidez 
  • vergüenza 
  • rebeldía 
  • hipersensibilidad, etc. 
En muchos de ellos, sin embargo, hay una nota distintiva: una especial dificultad para establecer relaciones interpersonales.

Esta manifestación puede ser de escasa importancia (un modo de defenderse en situaciones de conflicto) o de mucha (esquizofrenia, autismo, etc.). 

Es especialmente frecuente y sin connotaciones psicopatológicas entre los 5 y los 7 años de edad.

En otros casos la reacción de aislamiento responde a factores ambientales que son difícilmente asumibles por el niño (cambio de ciudad, muerte de un progenitor, etc.)

Los rasgos que caracterizan al niño aislado son: 

  • bajo nivel de actividad
  • comportamiento de evitación y de rechazo estimular
  • intolerancia a la ambigüedad y a la innovación estimular
  • alta emisión de respuestas negativas y tendencia al aislamiento.

En el fondo subyace la dificultad para adaptarse a cualquier nueva situación. 

En otras situaciones es frecuente la presencia de enfermedades físicas y psíquicas entre sus familiares o la persistencia de conflictos conyugales, la incomunicación o las manifestaciones de inhibición, frialdad y aislamiento entre sus progenitores y hacia él.

El niño “se escapa” de estas situaciones, refugiándose en la fantasía y alimentando ensoñaciones con las que compensa su aislamiento social.

La interacción con otros compañeros y con el profesor puede contribuir a la auto-afirmación del niño aislado y a la ruptura con su dependencia de las fantasías compensatorias. La separación durante una corta temporada del hogar y del aula (un campamento de verano) puede ser decisiva para el niño.

0 comentarios:

Publicar un comentario