Acreditados por el SEPE

Servicio Público de Empleo Estatal.

Agencia de Colocación y Empleo

Bolsa de trabajo propia con número de autorización: 9900000577.

Certificado de Calidad Bureau Veritas

Cumplimos rigurosamente con la normativa de calidad ISO 9100.

Acreditados por la Comunidad de Madrid

Número de censo: 27933.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Dirofilaria canina o enfermedad del gusano del corazón

Dirofilaria canina o enfermedad del gusano del corazón 

Resultado de imagen de Dirofilaria canina o enfermedad del gusano del corazón

La dirofilariasis canina o enfermedad del gusano del corazón es producida por una especie de nematodo parásito conocido como: "Dirofilaria immitis",  que se expande de huésped a huésped a través de las picaduras de mosquitos infestados con el parásito.

 Transmisión y Contagio

En zonas con presencia de mosquitos durante todo el año y en  las épocas del año donde la proliferación de mosquitos es mayor, es cuando se incrementa el riesgo de contraer la enfermedad.

Cuando el mosquito pica al perro, le transmite las larvas del gusano, que comenzarán a reproducirse en el interior del animal, afectando sobre todo al corazón. El ciclo se cierra cuando otro mosquito pica a un perro infectado. 

Resultado de imagen de Dirofilaria canina o enfermedad del gusano del corazón

SÍNTOMAS

       El animal puede llegar a la muerte si no se diagnostica a tiempo, de ahí la importancia de observar los síntomas:

  •       Insuficiencia cardíaca,
  •       Inapetencia, 
  •       cansancio,
  •       Adelgazamiento, 
  •       Tos, 
  •       Desmayos, 
  •       Hemorragias nasales, 
  •       Ascitis.



PREVENCIÓN

Por suerte, existen diversos productos en el mercado para evitar el contagio del gusano del corazón, mejorando la calidad de vida de nuestros amigos.

 Tratamiento



Se aplica en la época de mayor actividad de los mosquitos vectores. Precisa de un test previo para comprobar que el perro no padece la enfermedad. Esto es porque en caso de portar el gusano y ser vacunado, podemos provocar una reacción anafiláctica y/o muerte en masa de los parásitos que podrían ocasionar graves problemas al animal e incluso la muerte. Por lo general, basta con una aplicación anual del tratamiento en la época adecuada, para prevenir el contagio.