Acreditados por el SEPE

Servicio Público de Empleo Estatal.

Agencia de Colocación y Empleo

Bolsa de trabajo propia con número de autorización: 9900000577.

Certificado de Calidad Bureau Veritas

Cumplimos rigurosamente con la normativa de calidad ISO 9100.

Acreditados por la Comunidad de Madrid

Número de censo: 27933.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Improvisar un bozal para perros

Por lo general, los perros que llegan a una consulta lo hacen con sus amos, lo que facilita el proceso de exploración, del mismo modo que  en la clínica dispondrán del equipo y material necesario para manipular al animal con total seguridad.


Sin embargo, en ocasiones, es necesario realizar una inmovilización de animal a fin de evitar  que pueda agredirnos, claro está, como acto reflejo ante una situación que le ponga nervioso, como puede ser el caso de una inyección, por ejemplo; en cuyo caso es necesario recurrir al bozal, y puesto que  es un caso de emergencia, lo mas probable es que no dispongamos de uno a mano, entonces ¿qué hacemos? Muy simple: "improvizar", ¿cómo?...


A continuación os dejamos un par de imágenes que muestran paso a paso como hacerlo y un vídeo donde se muestra como  podemos improvisar un bozal de forma que  podamos manipular al animal sin riesgo de mordedura.




http://youtu.be/oifn8FgP2RM

martes, 2 de diciembre de 2014

EL REFORZAMIENTO POSITIVO


        El reforzamiento positivo consiste en administrar una recompensa cuando se ha producido una conducta determinada. El premio recibe el nombre de reforzador.


       Se trata específicamente de reforzar la aparición de conductas adecuadas con algo que tenga mucho valor para el niño, ya sean objetos físicos como caramelos, juguetes, etc., o bien conductas de los padres o educadores, tales como pasear, salir al jardín, ir al zoo, etc, haciendo siempre mención expresa de la conducta que ha motivado el premio.


         La administración de estos reforzadores debe ser escasa y ante relaciones de auténtico valor por parte del niño.


         De un valor extraordinario puede catalogarse el refuerzo verbal de los padres, que consiste sustancialmente en la alabanza ante conductas adecuadas. Más valor tendrá este sistema cuanto mayor sea la autoridad moral de la persona que dispensa el refuerzo.


         Un alternativa que puede ser más utilizada es el estímulo o alabanza verbal ante conductas satisfactorias delante de los demás niños de la clase. Para tener una verdadera validez estas recompensas deben ser entregadas inmediatamente después de la conducta, sin demora, ya que se perdería el valor reforzante.


 

Joaquín Tesón